Una palabra mágica

Cuando somos pequeños nos enseñan algunas ¨palabras mágicas¨, una de ellas es GRACIAS. La repetimos sin parar. ¨¿Qué se dice?¨ ¨Gracias¨ Hasta que se vuelve una respuesta automática, simplemente la decimos una y otra vez sin reparar mucho en su significado. Pero, con suerte, también experimentamos en nuestra vida algunos momentos en los que damos gracias de corazón, y sabemos que eso es algo que nos hace sentir increíble.

Dar sinceras gracias nos hace un poco más humildes, nos conecta con el otro y nos permite tener la capacidad (aunque sea por un momento) de ver las cosas no desde ¨la mitad vacía del vaso¨, sino desde una perspectiva más positiva.
Dar gracias también implica que en ese instante estás valorando lo bueno en tu vida, en vez de lo que te falta. Y esa práctica, si es constante, puede convertirse en algo realmente transformador.

Son muchas las investigaciones que señalan los beneficios de ser más agradecidos. Los cambios positivos son realmente perceptibles, para uno mismo y para nuestro entorno. Aprender a ser más agradecidos, nos hace más felices, fortalece nuestras relaciones, disminuye el stress y mejora nuestra calidad de vida. Entonces, para ser mejores, sólo hay que decir GRACIAS y listo, así de simple, ¿no? Pues, en realidad no es tan simple. Si nos ponemos a observar de manera consciente cuántas veces en el día nos sentimos realmente agradecidos por algo, muchos de nosotros jalaríamos el examen.

Definitivamente es algo que TODOS tenemos la capacidad de lograr, pero crear el hábito toma práctica constante. Entonces, se trata de practicarlo como un ejercicio, hasta que nos salga naturalmente, así como cuando fuimos pequeños.
Desarrollar un sentido de gratitud es una práctica fundamental del Budismo, y maestros como Jack Kornfield o Matthieu Ricard afirman que desarrollándola, también nos volvemos menos ambiciosos y más pacientes.

Me pareció una buena idea hacer una pequeña lista con algunas propuestas para construir esta práctica de agradecimiento. Ojo, estos ¨ejercicios¨ son conocidos y los pueden encontrar en muchos sitios web, es cuestión de probar uno que funcione para ti:

-Ten un cuaderno de gratitud en el que puedas escribir todos los días 3 cosas por las que te hayas sentido agradecido de ese día… lo que sea. Así te darás cuenta que hasta los hechos pequeños tienen un impacto importante. Es mejor hacerlo antes de acostarte y tenerlo a la mano en tu mesa de noche.

-Trata de empezar tu día agradeciendo. Puedes tomarte un minuto al despertar para dar gracias por empezar ese día, o lo que sientas.

-Dilo con más frecuencia. Busca más oportunidades en tu día para agradecer, ya sea a otra persona o por momentos tan simples como un bonito día de sol. Recuerda que es tu práctica personal y vale ser tan cursi como quieras. 😉

-Usa un vocabulario más positivo. Cuando estés quejándote de algo, trata de detenerte, pensar en cómo las palabras que eliges pueden empeorar o mejorar la situación.

-Usa ayuda visual. Pon distintas fotos e imágenes de cosas por las que te sientas agradecido y actúen como recordatorios a lo largo del día.

Como vemos, hay muchas maneras de dar gracias, y muchas cosas por las cuáles sentirnos agradecidos. A veces son las cosas más importantes en nuestra vida, a veces los pequeños detalles, y muchas veces podemos llegar a dar gracias hasta en lo momentos difíciles. Sobre esto hay una charla en TED que me gustaría compartir con ustedes. La vi hace años y siempre vuelvo a ella, la encuentro muy inspiradora. Se llama algo así como ¨Si quieres ser feliz, aprende a dar gracias¨ y es de David Steindl-Rast, monje e investigador teólogo.
¡Se las recomiendo muchísimo!

Las últimas semanas del año pueden ser intensas y estresantes. Todo parece más agitado y aunque no queramos, terminamos evaluando las cosas que pudimos o no lograr. Por eso pienso que adoptar una pequeña práctica de agradecimiento puede servir mucho. Es una buena manera de llegar a las fiestas y conectarnos con los demás.

¿No les parece?

GRACIAS por estar aquí.

Un abrazo.

15204093_10154553691645568_1135515685_o.jpg

9 thoughts on “Una palabra mágica

  1. Hola, Alina. Creo que es un video al que yo también voy a llegar más veces. Es inspirador.
    Me detengo a leer la información que proporcionas porque creo que eres muy influyente y de cosas positivas como ésta.
    Gracias a ti por compartir.

    Like

  2. Gracias Alina, la gratitud es muy importante. Yo doy gracias a Dios todos los días por tantas bendiciones que El me da. Lo más maravilloso es darle gracias a Dios.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s